Skip to content

Gato “infiel” provoca costosa batalla legal entre su dueña y su vecina

agosto 14, 2020

Ozzy es su nombre, este felino se paseaba en la casa de su dueña y su vecina donde recibía doble ración de comida, pero un día su teatro se calló y su dueña lo descubrió esto provoca que ambas pelearan por la custodia de Ozzy esto se acrecentó tanto que tuvieron que ir a un juicio que les costó más de 26.000 dólares.

La mujer dueña de la felina denuncio a su vecina por alimentar y cuidar a su gato, ya que él tenia una doble vida, con ella y con su vecina, a pesar de lo costoso que fue el precio de la demanda, ella no dudo en buscar justicia por el robo de su gatito.

Este acontecimiento muy particular sucedió en LondresInglaterra. Jackie Hall, de 56 años, un día se percato de que su mascota se ausentaba durante muchos días y es ahí cuando decidió investigar que es lo que sucedía, ya que sospechaba que el felino tenia una doble vida, en efecto su vecina  Nicola Lesbirel, alimentaba y cuidaba a su mascota como si fuera suya.

 Ozzy un felino gris y blanco que vivía en el lujoso barrio londinense de Brackenbury Village. Su dueña muy triste junto con su familia porque el gatito desaparecía mucho tiempo, hasta que un día decidieron tomar cartas en el asunto y colocaron un GPS a el felino para rastrear a donde se iba tanto tiempo y fue ahí donde se percataron que su vecina era participe de aquel acto de el gatito.

Pronto se enteraron de la vida secreta de Ozzy, quien pasaba las horas en casa ajena, recoge AFP.

Un largo juicio por las travesuras del gato

La dueña impostora no solo alimentaba a Ozzy sino también lo llevaba al veterinario, e incluso le compro un collar donde figuraba su numero en caso de necesitarse, recibía todos los cuidados y por supuesto cariño extra.

Estas circunstancias resultaron molestar a la dueña original de el gato y esto desató una demanda legal por la custodia de el gato en el 2015 también se prolongó por cuatro largos años.

La demanda contra Nicola Lesbirel decia que no debía alimentarle, ni acercarse a el y si el felino llegaba a su vivienda tendría que echarlo fuera.

Esta se defendió diciendo que no hacía nada malo y que el animal era una criatura sensible. “Es amado y mimado, está muy apegado a su territorio y a mí”, escribió en una carta a la dueña.

La psicoterapeuta le respondió: “No es tu gato y no te lo vamos a dar. Devuélveme a mi gato“.

Los propietarios recurrieron a un reputado abogado para ganar la demanda. En total, costó a ambas partes más de 6000 dólares, tras estos varios años y mucho dinero invertido accedió a desvincularse lo mas posible de el pequeño.

¿Como gane $1000 hablando de gatitos? Gato con dinero